News

Líderes cátolicos de África se resisten a bendecir a parejas del mismo sexo

La reciente declaración del Vaticano que permite bendecir a las parejas del mismo sexo causó revuelo en todo el mundo, pero quizás esa reacción fue mayor en África, un centro creciente del futuro de la Iglesia católica romana. En una declaración tras otra, los obispos de varios países hablaron del miedo y la confusión que la declaración ha ocasionado entre sus feligreses y dijeron que no estaba en consonancia con la cultura y los valores del continente.

Los obispos también albergaban un temor más profundo: que en un lugar donde la Iglesia crece con mayor rapidez que en ninguna otra parte del mundo y donde muchas clases de cristianismo compiten por los fieles, la declaración pudiera perjudicar la expansión de la Iglesia en el continente.

El obispo John Oballa, de la diócesis de Ngong, cerca de Nairobi, dijo que una mujer le había escrito diciendo que un amigo le dijo que quería una aclaración sobre el pronunciamiento o, de lo contrario, se convertiría a la Iglesia metodista.

“Hay gran vitalidad en muchísimas diócesis de África”, dijo Oballa en una entrevista. “Tenemos que protegernos de cualquier cosa que pueda descarrilar ese crecimiento”.

Oballa afirmó que aconsejaría a sus sacerdotes a dar bendiciones a las parejas del mismo sexo solo si buscaban la fortaleza de Dios para ayudarlos a “dejar de vivir en uniones del mismo sexo”.

Pero si la pareja solo quería una bendición y planeaba continuar viviendo de esa manera, “podría dar la impresión de reconocimiento”, dijo, y agregó que aconsejaría a los clérigos “no dar la bendición porque sería escandaloso para los demás… podría debilitar la fe de los demás”.

La semana pasada, el Vaticano trató de calmar a esos obispos alarmados por la nueva regla, al afirmar que había que tener concesiones para la “cultura local”, pero que seguiría siendo política de la Iglesia. En un comunicado, el Vaticano señaló que los obispos que se oponen al cambio deberían tomarse un “largo periodo de reflexión pastoral” para entender por qué la bendición de parejas del mismo sexo está en consonancia con la doctrina católica.

África, hogar de 236 millones de los 1300 millones de católicos del mundo, representó más de la mitad de los 16,2 millones de personas que se unieron a la Iglesia en todo el mundo en 2021. Mientras los obispos y otros líderes de la Iglesia en el continente se ocupan de los efectos colaterales de la declaración entre sus feligreses, se han planteado preocupaciones más amplias sobre si podría conducir a una ruptura entre el papa Francisco y una región que es un punto demográfico en auge para el catolicismo.

“Creo que ya ha comenzado una rebelión que dice: ‘No vamos a aplicar esto’”, afirmó Russell Pollitt, director del Instituto Jesuita de Sudáfrica, refiriéndose a las respuestas de los obispos de todo el continente.

El papa Francisco se reunió con líderes de la Iglesia Católica Romana en febrero del año pasado en la Catedral de Santa Teresa en Yuba, la capital de Sudán del Sur.Credit…Jim Huylebroek para The New York Times

Algunos clérigos africanos dijeron que esperaban que el Vaticano y los líderes eclesiásticos de África resolvieran sus diferencias. Pero la declaración ha complicado la relación y forzará conversaciones difíciles entre la autoridad central de la Iglesia y sus líderes africanos. Algunos obispos han insinuado incluso una ruptura entre los valores de las naciones africanas y los de Occidente, donde algunos clérigos llevan años incumpliendo las directrices del Vaticano al bendecir uniones del mismo sexo.

“En nuestro contexto africano, si bien reconocemos la confusión existente en los países más desarrollados sobre nuevos modelos anticristianos de ‘unión conyugal’ y ‘estilos de vida’, tenemos muy claro lo que es una familia y un matrimonio”, dijo un comunicado de la Conferencia de Obispos Católicos de Kenia.

Sin excepción, los líderes eclesiásticos en África le han enfatizado a sus feligreses que la declaración aprobada por el papa Francisco era explícita al decir que el matrimonio seguía siendo una unión entre un hombre y una mujer. Han enfatizado que la doctrina sobre el matrimonio no ha cambiado y que la declaración trata de bendecir a las personas, no a sus relaciones.

Los obispos de Malaui y Zambia ya dijeron que, para evitar confusiones, se instruirá a los clérigos no dar bendiciones a las parejas del mismo sexo. La Conferencia Episcopal de Nigeria no adoptó una postura firme al respecto y afirmó en un comunicado que “pedir la bendición de Dios no depende de lo bueno que uno sea”. Pero añadió que “en la Iglesia no existe la posibilidad de bendecir uniones y actividades homosexuales”, un guiño al matiz de la declaración respecto a bendecir a las personas homosexuales, no a las relaciones.

Devotos católicos cantando el año pasado en la Catedral Emmanuel en Durban, Sudáfrica, durante un servicio de Año Nuevo.Credit…Rajesh Jantilal/Agence France-Presse — Getty Images

La Conferencia Episcopal de África Austral reafirmó esta distinción en su declaración. Pero fue más allá al afirmar que la postura de la Iglesia era que “todas las personas, independientemente de su orientación sexual, deben ser tratadas con la dignidad que merecen, como hijos de Dios, sentirse bienvenidas en la Iglesia y no ser discriminadas ni agredidas”.

La declaración del Vaticano ha puesto de manifiesto una tensión para la Iglesia en África: ¿cómo puede acoger a los feligreses homosexuales sin molestar a los creyentes que defienden con firmeza la doctrina eclesiástica que considera a la homosexualidad como un pecado?

Algunos líderes eclesiásticos africanos creen con firmeza que ni siquiera deberían hablar de homosexualidad “porque no es africano”, afirmó el obispo Sithembele Sipuka, de la diócesis sudafricana de Mthatha y presidente de la Conferencia Sudafricana. Sin embargo, añadió que otros no opinan lo mismo porque conocen personalmente a homosexuales. “No creemos que sea algo que hayan heredado de Europa”, afirmó.

Sipuka interpretó la declaración como que es posible bendecir a personas que tengan una pareja del mismo sexo, dijo, pero por separado y nunca en conjunto.

Meses antes de la declaración del Vaticano, el obispo Martin Mtumbuka de la diócesis de Karonga en Malaui pronunció un apasionado sermón en el que acusaba a los pastores occidentales de intentar tergiversar la palabra de Dios para aceptar a los homosexuales con el fin de atraer a un mayor número de sacerdotes y otras vocaciones religiosas.

“Cualquiera de nosotros, pastores, que defienda esto solo está siendo un hereje y se está engañando a sí mismo”, dijo Mtumbuka, según una grabación de audio del sermón, que circuló de manera extendida por las redes sociales tras la declaración del Vaticano.

Un hombre muestra una pancarta anti-LGBTQ en julio en Lilongüe, Malaui, al comienzo de una serie marchas a nivel nacional organizadas por iglesias del país.Credit…Amos Gumulira/Agence France-Presse — Getty Images

Francisco Maoza, un feligrés de 48 años que vive en la capital de Malaui, Lilongüe, dijo que se sintió aliviado cuando los obispos de su país declararon que no permitirían bendiciones para parejas del mismo sexo.

“Sigo pensando que la posición del papa es errónea”, dijo Maoza, un carpintero. “En el contexto africano, incluso en la cultura de Malaui, no permitimos que hombres y mujeres se casen con personas de su mismo sexo. Entonces, ¿por qué se debería permitir a los sacerdotes bendecir esas uniones?”.

Otra católica en Malaui, Josephine Chinawa, afirmó que sentía que el papa Francisco necesitaba dimitir debido a la declaración.

“En realidad no puedo entender su motivación”, dijo. “Tal vez esté demasiado viejo”.

Sin embargo, Pollitt dijo que algunos líderes eclesiásticos en África eran hipócritas. Aunque critican duramente la homosexualidad, dicen poco sobre otras “uniones irregulares” identificadas en la declaración del Vaticano, como las parejas heterosexuales no casadas que viven juntas. El documento dice que los sacerdotes también pueden bendecirlas. También existen muchos casos en el continente de sacerdotes que rompieron las reglas del celibato al tener hijos, pero eso no recibe el mismo escrutinio entre los líderes eclesiásticos, dijo.

“Enfrentemos los hechos: hay mucha homofobia en África”, afirmó Pollitt.

Sigue siendo una pregunta abierta cómo se desarrollará a largo plazo en África la controversia sobre la bendición de las parejas del mismo sexo. Algunos analistas afirman que puede terminar habiendo muy poca tensión, principalmente porque se espera que pocas parejas homosexuales pidan bendiciones.

“No creo que ni siquiera tengan el coraje de presentarles sus parejas a sus padres, mucho menos de venir a recibir la bendición del sacerdote”, dijo Oballa.

El obispo Sipuka dijo que el Vaticano y los líderes de la Iglesia africana encontrarán con el tiempo una manera de avanzar.

“Preveo una flexibilización de la posición, tal vez, por parte de algunos que han reaccionado con mucha fuerza, a medida que se explique y discuta el documento”, afirmó.

Esperando al papa Francisco en febrero del año pasado, en Yuba.Credit…Jim Huylebroek para The New York Times

Golden Matonga colaboró en este reportaje.

John Eligon es el jefe del buró de el Times en Johannesburgo y cubre una amplia gama de eventos y tendencias que influyen y dan forma a las vidas de la gente común en todo el sur de África. Más de John Eligon


Related Articles

Back to top button